Lutero, blasfemador consumado

Misionando en el Himalaya, permanentemente sufrimos la nefasta influencia de las sectas protestantes. Al momento de llegar a nuestra aldea misional, no había ningún católico, ni en figurita. Hoy, hay unos pocos. Pero, los herejes luteranos ya llegaron hace muchos años.
Por eso, si bien la atmósfera de la aldea es budista tibetana, al mismo tiempo la mugre budista se mezcla, cual oscura amalgama, con la peste luterana, que, por culpa de unos “misioneros” finlandeses llegó a estas tierras hace más de un siglo. Por eso, nuestra aldea, si bien es oficialmente budista, respira un cierto aire de protestantismo, lo cual nos genera problemas serios en nuestra labor de implantación de la Iglesia. Baste como ejemplo contar que hace unos días el secretario de la secta protestante de la zona, llamado Kumar, vino a visitarme para tratar de convencerme de que yo me vaya de esta zona aduciendo que esta zona no necesita a la Iglesia Católica ya que esta es zona de la secta HFC. Le dije que me quedaré en la aldea y luego le mostré la lista de los 264 Papas que comienzan con San Pedro, cuyo Sumo Pontificado se funda en Mt XVI, 18. Se quedó sin palabras y me dijo que si deja su secta para hacerse católico, cometería una deslealtad a su “iglesia” pues en ella se hizo cristiano.
El hecho y el marco expuesto nos da el pie, para execrar una vez la soberbia luterana. Lo haremos con una simple cita.
En este año en que padecemos el quinto centenario de la rebelión protestante -no casualmente coincidente con el primer centenario de la también satánica rebelión marxista-, urge recordar que Lutero no sólo no es ningún “testigo del Evangelio”, sino artífice del sacrilegio y la blasfemia consumada.
En efecto, Martín Lutero escribió que nuestro señor ,verdadero Dios y verdadero hombre, fue…  ¡un fornicador!


He aquí la cita de Lutero que prueba nuestra acusación contra él, el Gran Heresiarca:

“Cristo cometió adulterio por primer vez con la mujer de la fuente, de que nos habla Juan. Eso se murmuraba en torno a él: ‘¿Qué hizo, después, con ella?’. Más adelante con Magdalena, después que con la mujer adultera, que absolvió tan livianamente. Así, Cristo, tan piadoso, también fornicó, antes de morir” (Martín Lutero, Propos de table, del nº 1472, del ed. de Weimar 2107 – cfr. op. cit.pag 235). Quien quiera leer la versión en su lengua original, que vea la foto adjunta.

Que Dios convierta a los protestantes, a los protestantes confesos y a los apologetas “católicos” de Lutero, como ser el insensato de Galantino.
¡Que muera y reviente el luteranismo en todas sus expresiones, variantes y facetas!

Padre Federico, S.E.
Misionero en el Himalaya
1/XI/17, Fiesta de todos los Santos

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario